Ritmonutrición

  • Ritmonutrición

Para tratar de aportar soluciones eficaces a la obesidad, se están efectuando muchos estudios, entre ellos la ritmonutrición. La ritmonutrición consiste en la aplicación de los conocimientos de la cronobiología en el campo de la nutrición.

A su vez, la cronobiología es una rama de la biología que estudia el funcionamiento de los ritmos biológicos en los seres vivos.

Estos ritmos biológicos son controlados por los llamados ¨relojes biológicos¨. En el hombre estos relojes están calibrados alrededor de las 24 horas del día. Aunque pueda sorprender, nuestras células tienen noción del momento del día en que nos encontramos y, su actividad diaria se divide en dos fases:

  • De las 5h a las 17h: las células generan la energía necesaria para las actividades que realizamos durante el día.

Por la mañana, cuando requerimos más actividad física e intelectual, el organismo sintetiza dopamina y noradrenalina. Para ello requiere incorporar un aminoácido: la tirosina.

  • De 17h a las 5h: las células se dedican fundamentalmente a la regeneración y reparación para estar preparadas para el día siguiente.

Por la noche, en tiempo de descanso, se requiere triptófano para sintetizar la seratonina y la melatonina que favorecen el sueño.

La ritmonutrición trata de obtener pautas de nutrición de los datos obtenidos de los ritmos que rigen el funcionamiento de nuestro organismo, tratando de adecuar las comidas y los nutrientes a los ritmos biológicos. Debemos de tener en cuenta estos conceptos, no solo en nuestra vida cotidiana, sino también en la gestión de la pérdida de peso.

  • Así pues, en el desayuno, se deben de aportar alimentos que contengan ácidos grasos saturados que serán utilizados para proporcionar la energía necesaria para un buen funcionamiento de nuestro organismo (huevos, jamón, queso). Debemos consumir las proteínas en el desayuno, evitando los azúcares de absorción rápida (pan blanco, cereales azucarados…), pero consumiendo glúcidos de absorción lenta como el pan integral.

  • Al mediodía, se aconseja comer alimentos ricos en proteínas, que contienen tirosina. También aportaremos verduras, hortalizas y glúcidos de absorción lenta (legumbres ,pasta ,arroz, patata…), estos alimentos los proporcionaremos en una cantidad adecuada, ya que continuarán proporcionándonos energía a lo largo de todo el día. Es importante tener en cuenta que las comidas más fuertes desde el punto de vista calórico deben de tomarse al mediodía, ya que si se toman por la noche, favorecen el almacenaje en forma de grasa.

  • En la merienda y a media manaña, una pieza de fruta constituirá una alternativa natural a la repostería industrial y los dulces.

  • Por la noche, además de nuestra ración de verduras y hortalizas, se recomienda comer pescado azul por su alto contenido en ácidos grasos de cadena larga, muy útiles para repara nuestras células.

En la ritmonutrición se utilizan los ritmos biológicos del organismo para enseñar al paciente qué y cuándo comer, lo que resulta de mucha utilidad no solo para una pérdida de peso eficaz, sino también para una verdadera reeducación alimentaria a largo plazo.


Otros tratamientos de Nutrición

Compartir

Categorías