Infecciones por hongos

  • Infecciones por hongos

Las dermatomicosis son enfermedades cutáneas y/o mucosas producidas por la parasitación por hongos. En función de la biología del hongo, la vía de penetración en el organismo y la respuesta inmunológica del enfermo, se subdividen en micosis superficiales y profundas.

En España, en pacientes sanos, las micosis superficiales cutáneo-mucosas más habituales son: la pitiriasis versicolor, las tiñas y las candidiasis. En nuestro medio, las micosis profundas son excepcionales, salvo casos esporádicos de esporotricosis.

PITIRIASIS VERSICOLOR

Es una infección cutánea superficial crónica, causada por un hongo parásito habitual de la piel normal, denominado Malassezia furfur. El hongo Pityrosporum orbiculare se aísla desde la pubertad en la piel normal sin enfermedad en un 90% de la población. En algunas personas provoca la enfermedad, siendo ésta inofensiva, pero con una alteración estética importante.

Es poco o nada contagiosa, ya que además del hongo, son imprescindibles ciertas condiciones especiales para que se produzca la enfermedad como humedad o sudoración, embarazo, tratamientos con corticoides, predisposición genética, diabetes, disminución de la inmunidad, etc. Debido a estos factores, el Pityrosporum orbiculare se transforma en una forma diferente, capaz de producir la enfermedad, denominándose entonces hongo Malassezia furfur.

Para su crecimiento necesita ácidos grasos, por lo que se suele localizar en zonas de piel seborreica como las zonas altas del pecho y de la espalda, el cuello y los hombros.

Es una enfermedad muy frecuente en los meses de verano y otoño, de difusión mundial, aunque mucho más frecuente en climas húmedos y tropicales. Predomina en adultos y jóvenes de 15 a 35 años de edad sin predilección clara por uno u otro sexo. La transpiración abundante y la elevada producción de sebo facilitan que el hongo penetre en la piel.

Suele localizarse en la parte superior del pecho y de la espalda, cuello y hombros, aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. En esas zonas aparecen manchas más claras o más oscuras que el resto de la piel normal, con una descamación leve. Se inician como manchas rojizas o marronáceas que posteriormente se hacen más claras. Las manchas pueden estar aisladas o confluir formando grandes placas que parecen mapas. Al rascar las lesiones aparece una descamación típica muy fina. Este hecho se conoce con el nombre de signo de la uñada.

La principal molestia suele ser la alteración estética. No suele producir picor salvo en algunos casos cuando la sudoración es abundante. En presencia de ciertos factores (calor, humedad, etc.), puede haber crecimiento excesivo del microorganismo en el folículo piloso produciéndose una inflamación y originando lesiones similares al acné que producen picor. Esta afección se denomina foliculitis por Pityrosporum, y su tratamiento es similar al de la pitiriasis versicolor.

Se dispone de muchos tratamientos para la pitiriasis versicolor, lo que refleja que ninguno de ellos la cura en realidad. A pesar de realizar el tratamiento correctamente, son frecuentes las recaídas. También es necesario saber que las manchas más claras pueden persistir durante cierto tiempo después de finalizar el tratamiento (varios meses), sin que sea necesario iniciarlo de nuevo.

Entre los tratamientos más utilizados tenemos:

Tratamientos tópicos (aplicados directamente sobre las lesiones):

    • Derivados imidazólicos (clotrimazol, ketoconazol, bifonazol, sertaconazol)
    • Ciclopiroxolamina
    • Alilaminas (naftifina, terbinafina).

Tratamientos por vía oral (se utilizan generalmente cuando afectan a grandes áreas):

    • Derivados azólicos (itraconazol, ketoconazol).

Independientemente del tratamiento, cabe esperar recurrencias, por lo que a vecesse recomiendan realizar tratamientos preventivos, que varían según el tiempo y modo de aplicación.

INFECCIONES POR DERMATOFITOS

La familia de los dermatofitos incluye un grupo de hongos que tienen en común la capacidad de producir la enzima queratinasa, que les permite utilizar la queratina como fuente de nutrición. Se clasicican en 3 géneros: Epidermophyton, Microsporum y Trichophyton.

Los dermatofitos son hongos que sólo colonizan estructuras con queratina, es decir, epidermis (la capa más superficial de la piel), pelo y uñas. Tienen su receptáculo natural en la piel y pelos del hombre y de los animales, y en el suelo rico en tales desperdicios. A partir de estas fuentes se pueden contagiar el hombre y los animales. Según su receptáculo natural, se clasifican en:

Hongos antropofílicos

Únicamente son parásitos del ser humano. Sólo se transmiten de persona a persona. Producen grandes epidemias en medios urbanos por contacto en duchas, piscinas, colegios, etc. Las lesiones son poco inflamatorias.

Hongos zoofílicos

Habitan normalmente sobre los animales. Ocasionalmente pueden ser parásitos del ser humano o encontrarse en el suelo. Producen epidemias familiares en personas en contacto con animales infectados. Son poco contagiosas de persona a persona, o por la ropa. Las lesiones son muy inflamatorias. En Europa, la mayor parte de las tiñas del cuero cabelludo están producidas por este tipo de hongos (Microsporumcanis, Trichophytonmentagrophytes, Trichophytonverrucosum).

Hongos geofílicos

Viven en el suelo alimentándose de restos de queratina de animales. Aunque es raro, pueden presentarse como parásitos del ser humano directamente o por medio de animales, produciendo tiñas inflamatorias.

Los niños son los que tienen mayor riesgo de contraer la infección. Les afecta sobre todo desde la lactancia hasta la edad escolar, con tendencia a propagarse a otros niños (colegios, guarderías, etc.). Es una infección rara en adultos. Además, los niños son los que están más en contacto con los animales domésticos. En la mayor parte de los casos, la infección se transmite a través de los animales(perros, gatos, conejos, etc.).

Los dermatofitos solo parasitan estructuras que contienen queratina, por lo que afectarán a la piel, el pelo y las uñas pero nunca las mucosas. Globalmente las dermatofitosis se denominan tiñas. El nombre de las diferentes formas clínicas es simple, primero se denominan tiña y después la superficie corporal que está afectada.: tiña del cuerpo, tiña de la cabeza, tiña facial, tiña del pie o pie de atleta, tiña inguinal, tiña de la barba, onicomicosis (entre ellas la tiña ungueal) y otras denominaciones específicas.

Los hongos que causan infecciones están en gran cantidad de lugares, por lo que es prácticamente imposible eliminarlos totalmente. Debe evitarse el contacto con animales que presenten signos de infección (áreas redondeadas sin pelo, con escamas sobre la piel).

Muchas enfermedades de la piel muestran síntomas similares, aunque requieren tratamientos completamente diferentes. Por lo tanto, es importante que el diagnóstico inicial sea confirmado con pruebas de laboratorio, aunque no siempre son imprescindibles.

Estas pruebas consisten en la realización de un raspado de las lesiones para hacer un examen directo por el microscopio y un cultivo. Además, algunos hongos se hacen fluorescentes cuando son expuestos a la luz ultravioleta (luz de Wood).

En caso de duda sobre el diagnóstico siempre es conveniente acudir a un dermatólogo.

La tiña del cuero cabelludo debe tratarse con un fármaco por vía oral, debido a la necesidad de que el medicamento penetre en el folículo piloso. Por ello, los tratamientos tópicos utilizados como único tratamiento suelen ser ineficaces.

Se pueden utilizar varios medicamentos. Los más frecuentes son: terbinafina, itraconazol, griseofulvina, etc. En algunas ocasiones, puede ser necesario realizar un tratamiento con corticoides, o con antifúngicos y corticoides simultáneamente.

La duración del tratamiento varía entre 4 y 8 semanas. El tratamiento debe instaurarse lo antes posible para evitar la diseminación de la infección a otras partes del cuerpo o a otras personas.

Algunas tiñas del cuero cabelludo pueden producir zonas de calvicie de forma permanente, incluso a pesar de realizar un tratamiento correcto.

Es importante examinar a las personas en contacto íntimo con la persona afectada, para investigar la causa de la enfermedad. En principio, no se justifica separar a los niños infectados del colegio si se indica un tratamiento efectivo.

Es recomendable examinar a los animales domésticos por si éstos estuvieran afectados, realizando un tratamiento siempre que se sospeche infección.

INFECCIONES POR CANDIDAS

Se trata de una infección de la piel por un hongo semejante a la levadura. De estos hongos, la mayoría son Candidaalbicans.

El cuerpo humano contiene un gran número de microorganismos diferentes (incluidos hongos), en el interior y en el exterior. Algunos de estos microorganismos son beneficiosos y otros no presentan efectos hasta que se produce un cambio en su naturaleza o existe una disminución de la resistencia del organismo frente a ellos. Esto permite que un tipo crezca en exceso, provocando una infección por hongos en la piel.

En principio, el hongo candidaalbicans puede afectar a todas las zonas de la piel así como a las membranas mucosas pero prefiere lugares húmedos y calientes. Las infecciones por candidaalbicans, concretamente la variante que se encuentra en las membranas mucosas (cavidad oral, intestinos, etc…) o en los genitales, son contagiosas. Pueden extenderse de una persona a otra por contacto directo, (contacto sexual, por ejemplo) o indirectamente, a través de toallas o manoplas húmedas.

Los hongos se encuentran normalmente en los pliegues de la piel, bajo los pechos de la mujer, en la ingle, en los genitales y en la zona alrededor del orificio anal.

Los síntomas son:

    • Picor y manchas rojizas en la piel que parecen un eczema. El picor en esos lugares es mayor en los bordes.
    • Un pequeño grado de descamación
    • Puntos rojos alrededor de las manchas rojas.

Pueden existir factores predisponentes que hacen que la infección sea más frecuente en :

    • Los bebés con una erupción en la zona del pañal.
    • Personas con un desorden metabólico, como los diabéticos.
    • Personas con sobrepeso.
    • Mujeres embarazadas y mujeres que toman algún tipo de píldoras anticonceptivas.
    • Personas que trabajan en ambientes húmedos.
    • Personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o que sufren otro tipo de inmunodeficiencia.

El diagnóstico se lleva a cabo después de observar el aspecto de la piel y de obtener una muestra por raspado de la misma. Es importante localizar, si es posible, la causa desencadenante.

En personas que trabajan en ambientes húmedos, los hongos pueden causar algunos cambios muy desagradables del tipo eczema. También pueden dar lugar a una infección de las uñas, haciendo que éstas aumenten de grosor, adquieran una coloración amarilla, o incluso se desprendan.

En personas que tienen algún tipo de inmunodeficiencia, los hongos pueden extenderse por todo el cuerpo creando una enfermedad grave, llamada candidiasis mucocutánea generalizada.

Si la causa de la infección puede controlarse, la infección desaparecerá tras el tratamiento antifúngico. Sin embargo, al igual que en otras infecciones por hongos, si se crean de nuevo las condiciones favorables, esta infección puede aparecer de nuevo.

Controlar la causa de la infección puede significar perder peso, una mejor higiene o la regulación de la diabetes de una persona.

El dermatólogo también puede ofrecer un tratamiento local del hongo, con algún tipo de medicamento citado a continuación. A vecesse elegirá un tratamiento combinado consistente en una crema fungicida y un corticoide para calmar el picor.

En casos difíciles o cuando la infección esté extendida se pautará un tratamiento sistémico.


Otros tratamientos de Dermatología

Compartir

Categorías