Cáncer de piel

  • Cáncer de piel

Existen dos tipos principales de cáncer cutáneo:

El melanoma

Es un tumor maligno originado en los melanocitos, que son las células que producen la melanina, pigmento que absorbe los rayos ultravioleta. Los melanocitos se localizan en la piel, los ojos, el sistema nervioso central, las mucosas y el oído.

Los epiteliomas o carcinomas

Son tumores malignos originados en la epidermis (capa más superficial de la piel) y/o sus anejos (folículos pilosebáceos y glándulas sudoríparas). Los más frecuentes son el carcinoma de células basales o epitelioma basocelular y el carcinoma de células escamosas o epitelioma espinocelular. Constituyen el grupo de tumores malignos más frecuentes en el ser humano.

El melanoma se localiza en la piel la mayoría de las veces aunque también pueden producirse en mucosas, los ojos, aparato digestivo, sistema nervioso, etc. Nosotros nos referiremos al melanoma de origen cutáneo. El melanoma maligno es un cáncer muy peligroso. La supervivencia del paciente depende en muchos casos de la detección y tratamiento precoces, por lo que es fundamental detectar el melanoma cuanto antes.

El epitelioma o carcinoma basocelular es un tumor cutáneo maligno que se origina en las células basales de la epidermis o de sus anejos y crece lentamente con posibilidad de destrucción local, pero rarísimamente se disemina a órganos alejados del tumor original.

Son los epiteliomas cutáneos más frecuentes (50-75% de los casos). El 80% se localizan en la cabeza y el resto, por orden de frecuencia en cuello, tronco, extremidades y genitales. Son más frecuentes en el varón y se suelen presentar en torno a los 50 años de edad. Suelen aparecer sobre piel sana. El epitelioma basocelular no es un cáncer peligroso pero debe ser tratado para evitar que continúe creciendo.

El epitelioma espinocelular o carcinoma epidermoide es un tumor cutáneo maligno derivado de otra capa de la epidermis. El crecimiento es habitualmente más rápido que el del basocelular y tiene capacidad de producir destrucción local y metástasis por vía linfática y sanguínea. Al contrario que el basocelular, aparece casi siempre sobre alguna lesión precancerosa. Es el segundo tumor cutáneo maligno más frecuente. Afecta a la piel, mucosas y semimucosas. Es más frecuente en zonas del cuerpo expuestas a la luz solar, particularmente la cara (mejillas, orejas y semimucosa del labio inferior), seguido de las extremidades superiores, tronco y las extremidades inferiores. Por término medio afecta a varones entre los 40 y 50 años, aunque también puede darse en personas más jóvenes.

El factor causal más importante para el cáncer de piel es la exposición solar en sujetos racialmente predispuestos. Las personas que están expuestas de forma importante a la radiación solar pueden desarrollar cáncer de piel en edades tempranas de la vida (20-30 años de edad).

Cuando se plantean dudas sobre la naturaleza maligna de un tumor, se puede recurrir a la realización de una biopsia. Consiste en la extirpación de una muestra del tumor para poder proceder al análisis del tejido a través del microscopio y tomar la decisión de tratamiento más adecuada si se confirma el diagnóstico.

Generalmente el tratamiento suele ser con cirugía, siempre que el tamaño de la lesión y la localización permitan la total eliminación del tumor y un resultado cosmético adecuado, o, al menos, no peor que el obtenido por otros procedimientos. La cirugía permite además el estudio completo de todo el tumor a través del microscopio. Una forma especial de tratamiento quirúrgico es la cirugía de Mohs. Se trata de extirpar totalmente el tumor con control microscópico de todos los bordes. Es una cirugía que permite extirpar exclusivamente el tumor, preservando la mayor cantidad de tejido sano circundante. Se utiliza en localizaciones especiales del tumor o cuando estos son especialmente agresivos. Esta técnica es la que consigue mayores porcentajes de curación.

Otros procedimientos utilizados serían: crioterapia, radioterapia, terapia fotodinámica, quimioterapias tópicas, etc.

La elección de un determinado tratamiento se realiza analizando la lesión en cada paciente de forma individualizada.


Otros tratamientos de Dermatología

Compartir

Categorías